Todo sobre Derecho
Noticias legales

El difícil caso de los trabajadores de Deliveroo

El difícil caso de los trabajadores de Deliveroo

Representó a 50 mensajeros de Deliveroo que han llegado a un acuerdo con la compañía de comida para llevar sobre una reclamación de derechos laborales. Deliveroo etiquetó a los corredores como “proveedores autónomos”.

Leigh Day argumentó que esto era ilegal y les negó a los pasajeros sus derechos laborales, incluyendo el salario mínimo nacional y las vacaciones pagadas. Deliveroo dijo en una declaración: ‘Deliveroo se complace de haber llegado a un acuerdo, sin admisión de responsabilidad, sobre esta reclamación. Este acuerdo no tiene ningún impacto en los pilotos de Deliveroo ni en nuestro modelo; y nos permite seguir centrándonos en proporcionar el trabajo bien remunerado y flexible que los pilotos valoran. Los tribunales han considerado cuidadosamente el modelo de Deliveroo y han llegado a la conclusión de que los pilotos que trabajan con nosotros son autónomos”.

Falsos autónomos, un conflicto de rabiosa actualidad

Era importante que planteáramos este caso, tanto para impugnar la clasificación de Deliveroo de sus corredores como autónomos como para impugnar su pretensión de proporcionar un trabajo flexible y bien remunerado. Nuestros clientes trabajaban en turnos para Deliveroo, eran castigados si tenían poca asistencia y a muchos se les pagaba muy por debajo del salario mínimo nacional. Deliveroo producía estadísticas semanales de rendimiento de cada piloto y de los pilotos disciplinados por mal rendimiento. Las medidas disciplinarias incluyeron la reducción de turnos, advertencias por escrito y despido. Nuestro argumento era que la clasificación de los corredores de Deliveroo como “proveedores” era ilegal y estaba concebida para privarles de sus derechos laborales”.

El interés de los medios de comunicación en los casos de la llamada “economía gigante” ha sido increíble. El escrutinio de los medios de comunicación ha desempeñado un papel importante en la denuncia de las prácticas de explotación en este sector y ha puesto a las empresas bajo una presión significativa para que cambien.

¿Por qué convertirse en abogada?

Terminé mi licenciatura en historia y no se me ocurría otra cosa que hacer. Me entrené en un bufete de abogados de la ciudad, que no era para mí. Cuando los empleadores abusaron de su posición de poder y maltrataron a los empleados, me convertí en parte del arsenal del empleador. Eso me inquietaba. “Trabajar para Leigh Day es lo opuesto.”