Todo sobre Derecho
Noticias legales

¿En qué circunstancias concretas se recomienda un pacto de socios?

¿En qué circunstancias concretas se recomienda un pacto de socios?

Llevar a cabo un negocio no resulta ser algo sencillo de realizar, debido a que se deberán tener presente varias cuestiones. Sin embargo, es válido aclarar que no resulta ser imposible y en el caso de que todo se torna dificultoso, lo ideal es consultar con un profesional avisado en la cuestión que no solamente se encargará de su responder todas las dudas, sino también de resolver cualquier clase de problemática que surge a raíz de la negociación.

El pacto de socios no es otra cosa que un acuerdo en donde están suscritos todos los miembros pertenecientes a un negocio que se llevará a cabo. Su objetivo específico es regular todas las relaciones, tanto internas como externas, de la compañía y garantizar que todos los conflictos que puedan surgir a posteriori se resuelvan.

¿Qué regula un pacto de socios?

En medio de la vorágine supone emprender un nuevo negocio, quienes están implicados no consideran que pueden surgir cualquier clase de inconvenientes. Por lo tanto, lo ideal es firmar un pacto de socios, para resolver y saber cómo actuar en caso de que surjan problemas a futuro.

Un pacto de socios establece varias cuestiones, entre las que se destacan las siguientes:

  • Quienes tienen el poder dentro de la sociedad. Justamente, es importante establecer a priori quiénes son los responsables de la compañía.

  • Funciones de cada miembro de la sociedad. Establecer las funciones que tienen los miembros dentro de la compañía, no solamente permite determinar cuál es el trabajo de cada uno sino también quién se deberá hacer cargo de un problema en cuanto surja.

  • Determinar las cláusulas de no competencia de manera clara y precisa, ayuda a saber qué hacer en situaciones determinadas.

¿Por qué consultar con un abogado a la hora de comenzar un nuevo emprendimiento?

A la hora de comenzar un nuevo emprendimiento es fundamental que el individuo se asesore jurídicamente con un abogado, quien le hará conocer acerca del lugar legal que ocupará dentro de la empresa.

En este sentido, se debe considerar el tipo de actividad que se lleve a cabo, pues a través del mismo se analizará de manera exhaustiva la normativa que regula dicha actividad. Asimismo, tener presente los aspectos fiscales es importante, pues la misma varía según la actividad económica de la empresa.

Justamente, las compañías deben tributar el Impuesto sobre Sociedades, en tanto, los emprendedores individuales pagan el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). Lo ideal es consultar con un contador para establecer los parámetros legales de la compañía. Por último, es importante recordar que para cumplir con todos los requisitos es importante consultar lo que establece en el Ministerio de Economía.